El impactante testimonio de Jaime García tras sufrir con el Covid-19

Compartir

El entrenador de Ñublense fue uno de los casos confirmados de Coronavirus en el brote que afectó al cuadro chillanejo. Estuvo conectado a un respirador mecánico y, según contó el mismo al diario LUN, sentía que se moría.

El «Búfalo» Jaime García, entrenador de Ñublense, fue uno de los contagiados por el brote de Covid-19 que sufrieron los Diablos Rojos. El DT que le ha dado vida y esperanza al cuadro chillanejo de lograr el ascenso, no tuvo un buen pasar en la UCI de Chillán, ya que estuvo grave y como comentó a LUN, «al borde de la muerte».

Todo comenzó el jueves 10 de diciembre, luego de realizar los correspondientes test PCR a los integrantes del plantel de Ñublense, se detectaron 6 casos positivos de Covid-19. Uno de los afectados y que lo dio a conocer a través de sus redes sociales fue el arquero Rodrigo Odriozola, quien estuvo en una residencia sanitaria. Dentro de los casos también fue notificado Jaime García.

«El sábado y el domingo me empecé a sentir mal, el lunes en la mañana no podía respirar. El martes y miércoles pensé que me moría. Me atacó y estuve hecho bolsa. Estuve en la UCI conectado a un respirador mecánico que me iba dando oxígeno», confesó el DT de Ñublense, Jaime García.

El director técnico de 44 años relató al diario Las Últimas Noticias los ocho días que vivió internado en el Hospital Herminda Martin de Chillán: «Me faltaba la respiración y veía que en cualquier momento me podía agravar, se sabía que me podía ir a la UTI. La viví muy mal, imagínate que éramos ocho metidos en una sala, se me fueron dos viejitos. De repente empecé a depurar bien y mis pulmones reaccionaron y ya el viernes en la noche me sentí bien».

A pesar de lo vivido por el técnico nacido en Cartagena, ya está entrenando a sus dirigidos en el Complejo Paso Alejo, recinto deportivo de Ñublense, y este domingo visitarán a Deportes Santa Cruz. Durante los entrenamientos post Covid del «búfalo» reconoció que «intervine muy poquito, me ahogo. Era como si corriera cuatro kilómetros y aquí estoy parado, pero lo pasé mal».

 

Fotografía: Comunicaciones Ñublense

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *