#LasÚltimas72horas: El último partido antes de la desafiliación

En La Pelota es Mía preparamos una serie de notas en el marco de los cuatro años de la desafiliación de Deportes Concepción, las cuales narrarán como se vivió a nivel interno las últimas 72 horas previas a la decisión de la ANFP. La primera de estas responde al último duelo que los dirigidos por Ariel Pereyra enfrentaron, con la posibilidad de lograr un cupo en la liguilla de ascenso, tras un cierre excepcional en cancha. 

Una caravana de autos y bocinas impide el rapido acceso al Ester Roa Rebolledo. Es el sábado 23 de abril y desde las 16 horas la tranquilidad del centro penquista cambia por los gritos en apoyo al elenco lila. La preocupación por el consejo extraordinario de presidentes de la ANFP por los incumplimientos financieros de Fuerza, Garra y Corazón marca la pauta en los últimos días desde lo administrativo y levantaba la preocupación de los hinchas y un pequeño inconveniente sanitario en los Campos Deportivos.

Pero en lo deportivo, el elenco dirigido por Ariel Pereyra venía exhibiendo un alza en su juego que le permitía ante Deportes La Serena, que venían con 18 puntos alejados de la opción de liguilla, asegurar su lugar en la liguilla para el ascenso a Primera División, sumando 24 puntos. Triunfos ante Temuco e Iberia precedían la última fecha que se jugaba desde las 17 horas en el Ester Roa Rebolledo.

Ese día, Ariel Pereyra alinneó a Cristian Limenza en el arco, Manuel Fernández, Luis Alegría, Alejandro Gaete y Rodrigo Jara en defensa, Enzo Ruiz, Alexis Delgado y Gamadiel García en mediocampo, y Juan Leiva, Marco Benavidez y Matías Sánchez en ofensiva.

Finalmente fueron cinco mil las personas que disfrutaron el 4-0 que lograron los lilas, en un partido marcado por la arenga previa del capitán Gamadiel García y un primer tiempo cerrado, donde ni Juan Leiva, Marco Benavidez y Matías Sánchez lograban batir la portería de Elías Hartard.

Esto hasta los 20 minutos, cuando Leiva convertía con un cabezazo que hacía estallar los corazones de los hinchas que entre emoción y nervios vivían el partido. Finalizaba el primer tiempo con un elenco lila envalentonado y con el deseo de cerrar el partido con una victoria, algo así como una premonición…

La cuenta aumentó en favor de los locales por partida doble, primero a los 50 minutos cuando el capitán García anotaba de pecho el 2-0 y a los 52 minutos, cuando el argentino Benavidez anotaba su segundo gol tras un centro de Rodrigo Jara.

Tres minutos restaban para el final y nuevamente el formado en Nonguén, Juan Leiva anotaba el 4-o final tras una asistencia de José Torres. Pitazo final de Christian Rojas, y Deportes Concepción aseguraba su cupo en la liguilla de ascenso, la cual finalmente no jugaría.

En el postpartido, los jugadores mostraban su conformidad con los exhibido en cancha y con la tranquilidad de haber logrado el primer objetivo en lo deportivo. Alejandro Gaete, defensor y uno de los jugadores experimentados del plantel manifestaba que «se nos dieron todas las cosas, logramos clasificar a la liguilla. Nosotros pusimos todo lo que podíamos, ahora depende de la parte dirigencial y esperamos tener buenas noticias del Consejo de Presidentes».

El capitán Gamadiel García en tanto señalaba que «estamos tranquilos por la clasificación, el apoyo de la gente y clasificamos bien, jugando un buen fútbol. Que mejor que demostrar que tenemos ganas de seguir en esto. Felicito a mis compañeros por la unión que hemos tenido (…) la gente nos acompañó y estamos muy contentos».

«Yo no soy presidente ni dirigente del club, estaré entrenando y esperaré en mi casa a ver que pasa. Nos afecta mucho, porque queremos seguir», cerraba tras el encuentro.

72 horas más tarde, la historia sentenciaría que Deportes Concepción era desafiliado del fútbol chileno y tendría que peregrinar lentamente para volver a competir en un torneo ANFP.

Fotografía: Cedida

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *