¿Huachipato sufre una crisis futbolística?

Los «acereros» llevan tres cotejos al hilo con derrota, en los cuales han habido cambios de jugadores y modelo táctico. A esto se suma que uno de los principales problemas que el elenco siderúrgico ha mostrado, es la finalización de las jugadas.

Gustavo Florentín planteó una línea de 4 con Córdova como lateral derecho, Nicolás Ramírez e Ignacio Tapia como pareja de centrales y Cuevas como lateral izquierdo. Esto se repitió frente a Coquimbo Unido, Deportes Iquique y Universidad Católica, siendo una línea que ha mantenido un funcionamiento regular, pero con problemas específicos en la marca, sobre todo por el sector izquierdo, donde el jugador ha quedado mal posicionado y ha sido -a ratos- el principal flanco de ataque del equipo rival.

En el encuentro contra Santiago Wanderers, el entrenador paraguayo intentó hacer una modificación al pasar de jugar con 4 defensas a jugar con 3, para que sus laterales, se transformaran en carrileros y así poder aprovechar las bandas para superar a los «caturros». Para jugar de esa forma hay que tener un muy buen trabajo previo, aceitar movimientos, marcas y zonas del terreno para llevar a cabalidad el planteamiento. Situación que no se logró apreciar con claridad en el elenco de Talcahuano, ya que le ganaron las espaldas constantemente, quedando mano a mano con los delanteros rivales.

Pasando al medio campo, los cambios han sido constantes, ya que Poblete y  Claudio Sepúlveda fueron titulares frente a Coquimbo e Iquique, pero frente a los «Cruzados» ingresó Sebastián Martínez en el lugar de Israel. Y ante Santiago Wanderers, pasó a jugar en el medio terreno con Cuevas como carrilero por derecha, volantes mixtos César Valenzuela e Israel Poblete, y en función de contención Claudio Sepúlveda, para dejar en delantera a Escobar con Cris Martínez.

Siguiendo con la delantera, el único hombre que ha sido fijo es Cris Martínez, pero su función ha variado, desde ser punta por izquierda, hasta ser segunda punta, además sus compañeros han ido rotando, desde jugar con Juan Sánchez Sotelo y Escobar contra Coquimbo Unido a jugar con Verdugo en funciones de creación, con Palmezano como punta por derecha y Sotelo de 9 contra Iquique y sólo con Joffre como compañero de visita en Valparaíso.

El estratega no ha podido dar con la tecla desde hace tres fechas y el hincha ya no mira con tanta tranquilidad la gestión del paraguayo, especialmente por lo malos resultados del equipo y pobre desempeño por momento en el campo de juego.

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *