Gabriel Vargas anticipa: “Cuando me retire voy a seguir jugando en el barrio, en el Keneddy, el club que me vio nacer».

En conversación con “Pandemia Forera”, el histórico delantero repasó su paso por la Universidad de Concepción, club donde cumple con el récord de “goleador histórico” con 106 goles. También tuvo palabras para hablar del tricampeonato con la Universidad de Chile, su fugaz paso por el fútbol argentino, el retorno a Deportes Concepción y lo que hará al retirarse del fútbol profesional.

Gabriel Vargas es un nombre histórico para el fútbol regional, tanto por su exitoso paso por la Universidad de Concepción como también por su hoy presente en Deportes Concepción. En charla con el espacio Pandemia Forera abordó sus años en el Campanil, su presente y proyecciones.

Su llegada al cuadro estudiantil, se dio en la campaña del 2008 con Marcelo Barticciotto que estaba debutando como entrenador. «Tenía un pre contrato en O’Higgins y luego llegó la opción de la Universidad de Concepción y no lo dudé. Soy de acá, de Conce y me vine. (…) Yo no estaba en los planes del ‘Barti’, él no me conocía, y llegué como el quinto delantero, eso lo supe desde un principio por los dirigentes”, confidenció.

En su estadía en el club, Vargas hizo dupla con Gustavo Lorenzetti y con Julio César Laffatigue, con quién ya había jugado el torneo anterior en Cobresal. Además, fue el actor principal en la obtención de la Copa Chile 2008-2009.

Luego de dos años en el “campanil” y tras levantar su primer título, el año 2010 el “Arcángel” pasó a vestir la camiseta de la Universidad de Chile, donde formó parte del plantel que ganó el tricampeonato, Apertura 2011, Clausura 2011 y la Copa Sudamericana con Jorge Sampaoli.

“Venía de dos años bastante buenos en la UdeC y cuando llegas a un equipo así, es porque resaltaste mucho en tu equipo anterior. No jugué mucho, pero fue una bonita experiencia. La presión uno la siente. Cada vez que me tocó jugar sabía que me tenía que jugar la vida”.

Vargas, también tuvo palabras para su excompañero Gustavo Canales, con quien le tocaba alternar en la “U”: “Sí, me tocó jugar con Gustavo, me sentí bastante bien, para mí, él no es un ‘9’ es un jugador muy inteligente para jugar, siempre se retrasaba y técnicamente es muy bueno”.

Durante el año 2011, Gabriel Vargas fue parte del plantel que jugó la Copa Sudamericana “me acuerdo que jugué la pre sudamericana contra Deportes Concepción y después con un equipo uruguayo por la segunda fase, y me tocó ir a la banca, pero me sentí participe del equipo” agregó.

Tras dos años en la Universidad de Chile, el año 2012 vino el retorno de Gabriel Vargas a la Universidad de Concepción.

– ¿Cómo se dio el retorno?
-Tuve la posibilidad de salir, pero siempre fue mi intención volver a la U de Conce, yo me sentía en casa, me sentía cómodo. Tuve la oportunidad de ir a China y eso significaba firmar un año más por la U de Chile, pero estaba el “pelaito” (por Sampaoli) y me tenía enfermo (…) llegó un momento en que me aburrí, porque sentía que estaba haciendo bien las cosas, pero no era considerado como merecía.

Cabe señalar, que la Universidad de Concepción venía de pelear la promoción el año 2010 contra Curicó y el año 2011 siguió la misma tónica.

-En ese contexto ¿sentiste temor de volver al club?
-La situación no la tome mucho en cuenta, fue más bien desde el sentimiento. Y pasó lo del descenso, se me vinieron muchas cosas a la cabeza, el año anterior tuve la posibilidad de salir campeón tres veces y después a fin de año con el descenso. Fue bastante fuerte, pero me sentía comprometido y sabía que tenía que seguir en el club”.

-¿Qué falló ese año?
-Yo encuentro que el plantel no estaba bien hecho, éramos un equipo bastante pesado para ese momento, con muy poco ritmo y poco trabajado, pasamos un año bastante sufrido por lo mismo y aparte también hubo tres técnicos (Víctor Hugo Castañeda, Yuri Fernández y Fernando Díaz) eso ya era un mensaje que las cosas no se estaban haciendo bien”.

Tras el descenso, que se presentía desde las primeras fechas del torneo, había que afrontar el nuevo desafío, el Campeonato de Primera B, con su versión inédita, de transición que permitía un ascenso en seis meses.

-¿Cómo fue afrontar ese periodo?
-Me sentía tan comprometido que estaba convencido que íbamos a subir a mitad de año. Aparte que ese grupo que se mantuvo más que compañeros éramos amigos, sabíamos que teníamos que remar para el mismo lugar.

-¿Qué era lo más duro de la Primera B?
-El campeonato era corto, entonces todos los equipos querían subir, eran muy pocos equipos los que mostraban un juego limpio, me acuerdo de Coquimbo que era un rival directo y también estaba Curicó, que era un equipo de puros jóvenes, pero bastante fuerte”.

-¿Tuviste buen fiato con “Vitamina” Sánchez?
-Sí, para mí es uno de los mejores técnicos que he tenido, lejos.

Tras disputarse 14 fechas, la Universidad de Concepción termina clasificando en el segundo lugar del grupo sur, a un punto del líder Curicó Unido, y se enfrenta en semifinales con Coquimbo Unido, equipo que elimina, tras vencer en el viejo Estadio Collao 3-1 y empatar 1-1 en el Francisco Sánchez Rumoroso de la Región de Coquimbo. La final la disputaría contra Curicó Unido, a quien le ganó 1-0 de local y en el partido de vuelta empató 1-1 y con eso consigue el campeonato de la Primera B y el pase a la Primera División.

Tras un segundo semestre de retorno a la Primera División, el cuadro del Campanil, enfrentaría la Copa Chile 2014-2015, que a la postre terminaría ganando en el Estadio Fiscal de Talca contra Palestino.

-¿Te acuerdas de alguna llave?
-La que jugamos con la Unión Española, del resto no me acuerdo mucho (…) lo que sí, es que no le perdono (a Pablo Sánchez) que nos dejó en la semifinal, eso no se lo perdono nunca, aunque igual salimos campeones, pero ese campeonato era de él.

-¿Y el gol de la final contra Palestino?
-Ese gol me lo cantó Guillermo Montoille y los profes que me dijeron en la semana que el arquero (Darío Melo) jugaba muy adelantado y en el partido decía entre mí, me va a aquedar una y le voy a pegar como sea y donde sea, en ese momento no miré al arquero, nada, lo pensé y le pegué, para mí fue el mejor gol de mi carrera”.

Tras su segundo paso por la Universidad de Concepción, el año 2016 Gabriel Vargas jugó en el club Patronato del fútbol argentino, anotando un gol contra River Plate: «La verdad yo fui por cumplir un sueño y jugar en el fútbol extranjero, más en el fútbol argentino que son tan apasionados, primer semestre bien y el segundo semestre me aburrí y me vine”.

Tras su fugaz paso por el fútbol argentino, volvió al país para quedarse por 3 años en Curicó Unido, donde no tuvo regularidad de juego y este año volvió a Deportes Concepción, club que lo vio nacer como futbolista profesional.

“Estoy contento, quería volver a la ciudad, tuve la posibilidad de seguir jugando en primera división, pero Deportes Concepción me abrió sus puertas y yo muy encantado, sobre todo con Esteban González que en este momento es el Dt, pero es un gran amigo que conozco desde infancia, así que gracias a él estoy en Deportes Concepción”.

-¿Y en ese momento no hubo contactos desde la Universidad de Concepción?

-No, la verdad que no, no me llamaron, pero tampoco estoy dolido ni nada, así es el fútbol, así es la vida, no puedo obligar a una parte para que me traiga.

Respecto a las expectativas que tiene con Deportes Concepción, Vargas señaló que “si tomé la decisión de jugar en segunda profesional, no es para terminar mi carrera obeso, para pasar el tiempo, firmar un contrato y que me paguen, no, yo vengo por el premio mayor”.

También tuvo palabras para los jugadores de inferiores, “yo trato de transmitir mi experiencia, mi historia, tuve la posibilidad de jugar en un equipo grande, de hacer bastantes goles en mi carrera (…) el futbolista de hoy ve las referencias en los equipos grandes, miran al Real Madrid y Barcelona, y están equivocados, tu sueño tiene que ser pensar en el equipo donde estar jugando y ser hincha del club. Si no sientes lo que haces, mejor dedícate a otra cosa.

-¿Qué harás cuando te retires?

-Cuando me retire voy a seguir jugando en el barrio, en el Keneddy, el club que me vio nacer. Quiero hacer el curso de técnico y poner una escuela en mi barrio”. señaló.

Al cierre el Arcángel agregó “quiero mucho a la Universidad de Concepción, donde siento que pasé los mejores años de mi carrera, donde me di por completo, y espero que cuando vuelva el fútbol la ‘U de Conce’ se mantenga en Primera División, donde se merece estar”.

Fotografías: Diego Ojeda/La Pelota es Mía

Comparte en tus redes

1 pensamiento sobre “Gabriel Vargas anticipa: “Cuando me retire voy a seguir jugando en el barrio, en el Keneddy, el club que me vio nacer».

  1. Y para que esperar , si jugar en segunda es como jugar en el pampa o el lord .
    En el amateur hay mejores canchas que en segunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *