Amatti responde: «El más grande de la Región es Arturo Fernández Vial y no queda otra. Los demás que se pongan a la fila»

En conversación exclusiva con La Pelota es Mía, el ex futbolista argentino, Victor Hugo Amatti, recordó su carrera realizada en Chile con pasos por Lota Schwager y Fernández Vial, y además respondió a los dichos de Mario Alberto Kempes que generaron más de una polémica, pese a ser aclarados por el campeón del mundo.

Si hablamos de referentes en Fernández Vial, es imposible no nombrar a Victor Hugo Amatti. El defensor zurdo llegó al Bio Bío en el año 86′, y no se fue del país hasta diez años más tarde.

-Para comenzar, ¿cómo recuerdas tu llegada a Lota Schwager?

-Mi llegada a Lota fue a través de Fernando Cavalleri, que me conoció en Paraná. A Grandoli, Retamal, Chaparro, Céspedes y a mí nos trajo de a uno a Chile. En el 86’ llega (Javier) Grandoli con Chaparro, uno fue a Vial y el otro a Concepción., luego yo llego a Lota en 87’, mi primer amor. Ahí nos encontramos con Javier Grandoli en Lota Schwager y en el 88’ viene Retamal a Concepción, todo a través de esta cadena que estoy nombrando… y en el 89’, Céspedes a Osorno.  Yo me quedo en Vial porque, después de Lota, mi primer amor, me compra Vial por 4 años, donde los dos primeros años fueron difíciles para mí. No encontraba mi lugar porque, futbolísticamente, el ‘Pelado’ Acosta quería una cosa y yo quería otra. Mitad de torneo me fui a jugar a Temuco. No se podía pasar de un equipo de Primera a otro así que, lógico, me fui a Segunda, donde jugué hasta llegar a instancias finales para ascender y no pude porque estaba mal anotado. Así que me quedé sin jugar el ascenso ese año. Luego vuelvo a Vial, medio año, que se jugaba la famosa Copa Chile y una vez empezado el torneo pasa lo mismo que con Acosta… estaba un tal Rodríguez y no entré en la parte futbolística. Gracias a Dios pude conocer a Temuco, gracias a estas cosas de la vida. Por eso le digo a los jóvenes que aprovechen, no se cierren las puertas solos y que nadie te las cierre. Tienes que tener tus objetivos y sueños siempre de juventud y entrenar, vivir y desear eso con mucha fé. Conocí estos lugares y después me hizo conocer a Santiago Wanderers, bendecido, por esta gente que no me quería en un lugar, pude conocer otra calidad de gente, otras instituciones muy queridas para mí y muy recordadas».

-Luego, tuvo un paso por Santiago Wanderers de Valparaíso donde logró conseguir el ascenso a Primera División, sin embargo, en el año 1991 vuelve al Bio Bío para jugar en Fernández Vial… 

-En el 89’ asciendo con Wanderers y en el 90’ vuelvo a Vial. Viene Cornejo y me dijo que “el primer extranjero que quiero acá eres tú, tienes toda la tranquilidad necesaria para que puedes desenvolverte como lo has hecho en Lota, Temuco y Wanderers”. Cornejo me hizo jugar de central por izquierda, ya que lo venía haciendo en mitad de cancha. Ahí me quedé y jugué 27 partidos de 30. Hice un par de goles y me sentí identificado con el club. Llegamos al noveno o décimo lugar y el año anterior el club casi desciende».

-Dejó muy buenos recuerdos en Fernández Vial siendo considerado como uno de los mejores jugadores en la historia del club, donde además convirtió 5 goles, ¿a qué cree que se debe esto?

-En el año 1991 viene Cortázar, me quedo, éramos 13 jugadores profesionales y el resto eran chicos del club. Ese año hice 7 goles jugando de central, teníamos un gran equipo. Estaba Justo Farrán, estaba Cortázar… teníamos un equipazo. Todos metiendo para adelante tratando de dar lo mejor. Los chicos respondieron a la expectativa y terminamos el año de las 30 fechas en el quinto lugar, muy recordado para Vial. Hice 5 goles porque después se jugaron los partidos con Deportes Concepción. Para hacerle memoria a la gente, en la fecha 30 jugamos con Deportes Concepción y ganamos 2 a 1, a mí me echan en los últimos minutos y me dieron una fecha. El miércoles siguiente comenzaba la Pre Liguilla para la Copa Libertadores y yo no juego… perdimos 1-0. Y en la segunda, también recordada, terminamos empatando 2 a 2 y yo hice ambos goles de penal, pero la historia es que nosotros jugamos desde los primeros minutos con uno menos… terminamos jugando con 9 y ellos con 10 jugadores. Estuvimos hasta el final poniendo la ‘garra vialina’ como siempre y estuvimos muy cerca de ganarlo. Ese año no se pudo, pero nos quedamos con la alegría que pudimos llegar a ese lugar con poco caudal de jugadores, pero de gran calidad… algo impensado meses atrás. Después me fui a jugar Libertadores con Coquimbo Unido, pasé a Iquique y vuelvo a Vial (94’), pero no pude jugar ese año y me vine a mi ciudad (Paraná). Al año siguiente yo tengo el contacto con Vial y hablo con Jaime Morales y me cuenta que había llegado Kempes, que estaba difícil volver. Me fui a Wanderers y ascendimos. La gente tiene lindos recuerdos conmigo porque llegaba en los momentos difíciles y me iba con un final bueno. Vuelvo en el 97’ a Vial y salimos cuartos o quintos en Segunda División (…) y ahí dejo de jugar en Chile. Momentos maravillosos que viví en Chile, en todos los equipos siempre dejé amigos y siempre di lo mejor de mí. A través de los años he visto que he sembrado bien porque se me recuerda con mucha alegría, Vial me hizo un pequeño homenaje y Wanderers también. En Vial estuve en su mejor campaña en Primera División, de los 5 o 6 años que estuvo en Primera yo jugué 4 de esos. Me pone feliz porque pasé por los momentos más lindos de Vial, estuve presente, con problemas primero pero con un final feliz».

-El presente de Fernández Vial…

-Sigo a Vial a través de las redes sociales o hablando con amigos, conozco a (Jorge) Garcés de mi época de jugador y sé que trabaja muy bien. Tiene muchas ganas de trabajar y sacar a la institución adelante. Van de la mano dos cosas: él por resurgir en el fútbol y Vial para volver a ser el de toda la historia porque el más grande de la octava región es Arturo Fernández Vial y no queda otra. Los demás que se pongan a la fila, con todo mi respeto».

-Finalmente, ¿coincide con el comentario emitido por su compatriota Mario Alberto Kempes sobre el elenco aurinegro, pese a que posteriomente lo aclaró en sus redes sociales?

-Yo creo que (Kempes) comentó algo innecesario, innecesario que contestara. Lo hizo con joda, broma o chiste con deseo de que sea el más grande, creo que no era la palabra adecuada porque nobleza obliga. Yo que estuve en esos momentos, Vial mueve mucho más que cualquier institución y la historia es testigo. La historia es fiel testigo como uno puede alabar a Fernández Vial siendo el más viejo de la región y el más querido por toda la afición. Lamento los dichos por Kempes, él hizo muchas cosas grandes en otros lugares… pero en Vial prestó el nombre y nada más, y nosotros como vialinos le prestamos la camiseta. Sabemos que hay montones de jugadores en Vial, como Zambrano, Peñailillo o Chavarría, que lo han dado todo por Fernández Vial. Antes se jugaba con el corazón en la mano, no se ganaba mucha guita y lo hacíamos por pasión y sentíamos el esfuerzo y sacrificio de la gente. Mucha gente lo nombraba como ídolo porque, lógico, a nivel mundial lo que representa para los argentinos siendo goleador y campeón del mundo. Pero en Vial hay hartos ídolos de antes: don Feliciano, Oses, Acosta, Richard Zambrano, Arturo Sanhueza, mi amigo ‘Pato’ Bonhomme, Ceballos, Álvarez, Jaque… hay mucha gente antes, Kempes queda relegado y no hay que tomarle mucha dimensión a las cosas, jugó muy poco y no sabe lo que significa el club.

Fotografías: Cedidas

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *