Huachipato: La historia de terror tuvo un final feliz

Pablo Veloso Silva 30 abril, 2014 0
Huachipato: La historia de terror tuvo un final feliz

Venían de ser campeones, y luego jugar una más que digna Copa Libertadores, donde lograron un histórico triunfo en Brasil, y estuvieron a un gol de avanzar de fase. Sin embargo ese mismo éxito les jugó en contra, porque sus principales figuras partieron del club (incluso dos fueron directamente a la Liga BBVA de España), lo que sumado a la crisis económica de la empresa que los ampara, derivó en que no pudieran reforzarse de buena manera, y vivir todo el año al borde del sufrimiento.

Ese es el contexto en el que se movió el Huachipato 2013-2014, equipo que le costó ganar al principio, y que incluso, contó a mitad de temporada con la salida del mismo DT que les dio su segundo título nacional, Jorge Pellicer. En su reemplazo llegó Mario Salas, un DT que como persona recibe muchas críticas, sobre todo por el trato con la prensa, pero que en la cancha logró plasmar un estilo de juego directo, que aunque no partió dando resultados de inmediato, si terminó brindándole los réditos esperados, salvando la categoría, matemáticamente en la última fecha, futbolísticamente con el apabullando 6-0 de visita a Unión La Calera.

Y hubo cosas sorpresivas en este Huachipato, como por ejemplo el cambio de portero: Nery Veloso no rindió a la altura acostumbrada, y Miguel Jiménez terminó siendo clave en partidos decisivos para quedarse en la A. Lo otro, cuando para hacer goles se apostó por la venida de Juan José Morales, no contaron con que sería un formado el casa quien se llevaría el peso ofensivo: David Llanos apareció cuando más se le necesitaba, y terminó siendo el vicegoleador del torneo, y con ofertas para partir a la Universidad de Chile.

Destacar también la consagración de Juan Carlos Espinoza, un joven valor que hace tiempo venía prometiendo, y con la confianza entregada por Salas terminó respondiendo a cabalidad, y por último, la influencia de Francisco Arrué, un hombre que dentro de la cancha aporta técnica, maña y mucha garra, y fuera de ella siempre está para dar la cara, en los mejores y peores momentos. Nada mal para un hombre próximo a cumplir los 37 años, y con tres lesiones de rodilla en el cuerpo.

¿Qué viene para Huachipato este semestre? Deben pelar firme en dos frentes, ya que su excelente Copa Chile, donde fueron finalistas, les permitió clasificar a la Copa Sudamericana, por lo que tendrán su segundo año consecutivo con experiencia internacional. Pero además en el próximo torneo descienden tres equipos, por los promedios sumados de este torneo y el venidero, por lo que parten en una incómoda posición.

¿Qué zonas necesita reforzar Huachipato? En una opinión muy personal, si parte Juan Carlos Espinoza, necesitan un nuevo defensa polifuncional. En este sentido, estarían avanzadas las conversaciones con Orlando Gutiérrez de Everton, quien ya fue dirigido por Mario Salas en el Barnechea 2012. Lo otro seguro es que necesitan otro delantero goleador, sobre todo si Llanos busca nuevos horizontes. Desde mi tribuna, creo que Leandro Benegas de Unión La Calera sería un excelente nombre.

Lo bueno es que Huachipato terminó el año sonriendo. Hubo momentos duros, como la goleada ante Universidad Católica, o la derrota en casa frente a Iquique. Pero se corrigió el rumbo, y tal como Hollywood nos ha acostumbrado, al final el galán encontró a la chica, y prometieron quedarse juntos para siempre… Claro que después del mundial comienza otra película, y veremos si se mantiene esta promesa de felicidad…

Fotografía Diego Ojeda Sazo, La Pelota es Mía (Archivo).

Deja tu comentario »