Sumar delanteros no es sumar ataque

Pablo Veloso Silva 19 noviembre, 2013 0
Sumar delanteros no es sumar ataque

Salí del Estadio El Morro el sábado con la canción “Sumar tiempo no es sumar amor” de Los Enanitos Verdes dando vueltas en mi cabeza. Trataba de pensar el por qué de esa pieza musical, y rápidamente comprendí que daba lo mismo el tiempo, y daba lo mismo el amor: el tema era “sumar”.

Y es que Deportes Concepción cayó en un error básico, que si bien le había resultado la semana anterior al conseguir el empate frente a Deportes Temuco, esta vez fue bien leído por el DT del Santiago Morning, y supo anular los básicos, pero esforzados ataques lilas.

Patricio Almendra ha querido imprimir un sello ofensivo al equipo, sumando nombres familiarizados con el ataque, pero en puestos distintos. Tome nota: Roberto Castillo como lateral derecho, Javier Bustos como volante por izquierda, Carlos Salom como enganche, más Cristian Nazarit y Gabriel Ávalos como delanteros fueron de la partida el sábado ante el elenco microbusero. A ellos se sumaron el segundo tiempo Adrián Faúndez como volante por derecha (entrando por Ávalos), Diego Romero como delantero (entrando por Peñaloza, y dejando a Javier Bustos como lateral izquierdo), y finalmente Edgar Melo como enganche (saliendo Piero Gárate y dejando a Pacheco como único contención).

Si a esto le contamos la expulsión de Jorge Aquino, podemos concluir que de los diez jugadores que Concepción tenía en cancha, siete eran nombres relacionados directamente con el ataque. Sin embargo, en esos minutos de amplitud numérica ofensiva, no se generó mayor riesgo sobre la portería de Cristian Limenza. Por el contrario, las mejores ocasiones estuvieron en el primer tiempo, mediante dos remates de distancia, primero de Salom y luego de Bustos, que rozó el larguero.

Desconozco la interna del plantel y los motivos que tiene Almendra para realizar este planteamiento, y es por lo mismo que esta columna no pretende buscar culpas, sino que explicaciones, y además, tratar de sacar algunas conclusiones de este deporte que tanto nos gusta a quienes escribimos y visitamos esta página.

Lo claro es que al cuadro lila le hace demasiada falta un volante de creación puro, de aquellos que juegan libres y en un segundo de magia agitan su varita y dejan al delantero solo para convertir, o es más, ellos mismo se encargan de terminar el hechizo. Antes de comenzar el Campeonato de Clausura se pueden inscribir cuatro refuerzos, y uno de ellos debe ser un “10”.

Pero ojo: para que este creativo juegue libre, es necesario tener un hombre que se la pueda sólo con la zona de contención. En este sentido, pese a que Piero Gárate ha subido bastante su nivel, es fundamental el regreso en plenitud de Giovanni Narváez, quien es el contrapeso ideal para poder dejar a un hombre en el mediocampo libre y sin responsabilidades de marca.

Pero lo más importante que quiere concluir este texto, es que así como la canción de este grupo ochentero argentino decía que “Sumar tiempo no es sumar amor”, en el fútbol quedó más que claro que “Sumar delanteros no es sumar ataque”. Las razones: a esta altura al hincha sólo le debe importar que el cuerpo técnico las haya entendido y que lo hecho de manera incorrecta, se pueda remediar para los próximos encuentros.

Fotogrfafía Diego Ojeda Sazo, La Pelota es Mía.

Deja tu comentario »