Naval perdió duro partido en la justicia

Pablo Veloso Silva 30 julio, 2013 2
Naval perdió duro partido en la justicia

Una millonaria suma de dinero deberá comenzar a pagar Naval de Talcahuano a cuatro jugadores que demandaron a la institución el 2012 por despidos injustificados.

El primer caso es el de Gastón González, lateral que llegó desde Deportes Linares a principios del 2012, y no alcanzó a debutar en el cuadro de honor, ya que fue desvinculado por la dirigencia a instancias del cuerpo técnico. Ahí vino el problema: para no pagarle los dineros legalmente correspondientes, los directivos señalaron que el jugador sólo estaba a prueba, mientras que González insistió en haber firmado contrato.

El caso llegó a la justicia, y fue sentenciado en Noviembre del 2012, dándole la razón al jugador.

El segundo caso tiene que ver con los jugadores Fernando Curcio, Marcelo Lucero y Marcos González, quienes tenían contrato por todo el 2012, y no entraron en los planes del club para el segundo semestre. Como los futbolistas se negaron a llegar al acuerdo que les propuso el club, que era solamente pagar el sueldo de junio, fueron despedidos aduciendo un “incumplimiento grave de las obligaciones que impone el contrato”, por una supuesta “falta a las condiciones laborales impuestas, al régimen disciplinario y las órdenes indicadas por su superior jerárquico”.

Como los jugadores consideraron que esto no era así, e incluso, no les fue notificada su desvinculación mencionándoles estas causales, presentaron una demanda ante el Juzgado de Letras del Trabajo de Concepción, cuyo proceso finalizó el pasado viernes, con un fallo favorable a los jugadores.

Acá se suscita otro problema: el club no tiene flujo para asumir estos gastos, los que alcanzan una cifra cercana a los 45 millones de pesos, por lo que el SIFUP tomó cartas en el asunto.

Lo que hicimos nosotros fue llegar a un acuerdo con la ANFP para que el día 10 de cada mes, cuando se entrega a los clubes el dinero proveniente del CDF, un porcentaje sea asignado para pagar la deuda existente con estos jugadores”, señaló a La Pelota es Mía el Presidente del Sindicato de Futbolistas Carlos Soto.

La idea nuestra fue asegurarnos que a estos jugadores se les pague, porque muchos clubes dilatan la deuda y nuestros asociados deben esperar mucho tiempo para recibir los dineros que le corresponden”, agregó el timonel del SIFUP, a lo que agregó que “este acuerdo es para que los clubes sigan viviendo. No podemos cerrar fuentes de trabajo por un capricho nuestro. Nos interesan que los clubes como Naval siga funcionando”.

El problema del cuadro del ancla no termina aquí, ya que aún están en proceso los juicios por las demandas interpuestas por el arquero Claudio Villalobos, y de Daniel Aguayo y Jorge Torres, del cuerpo técnico del fútbol joven, quienes también fueros despedidos de manera –según los afectados- injustificada.

Imagen: Diego Ojeda Sazo, La Pelota es Mía.

2 Comentarios »

  1. alvaro 31 julio, 2013 at 0:26 - Reply

    Como cresta no son capaces de asesorarse los dirigentes antes de actuar y hacer estos subterfugios,,si ya estamos cagados imaginense ahora , todo por un mal manejo dirigencial, el no asesorarse bien y contratar paquetes culiaos que nunca nadie vio antes….

  2. SodBot 9 abril, 2017 at 9:57 - Reply

    c http://tadalafil-ph24.com/ cialis tablets for sale

Deja tu comentario »